5 claves para que tus empleados dominen el inglés

 In Adultos

Es un hecho: en el mundo globalizado en el que vivimos, el inglés es el idioma de las relaciones de negocios por excelencia. Tú lo tienes claro. De ahí que quieras que tus empleados lo dominen cuanto antes y poder sacarle el máximo partido a tu empresa más allá de las fronteras de tu país. Lo sabemos. Por eso, desde Synergy Formación queremos presentarte las 5 claves esenciales para que tus empleados consigan hablar inglés de una vez por todas. ¿Aún no conoces nuestra opción para aprender inglés online en vivo? ¡Aquí te contamos por qué estás tardando en unir a tus empleados a nuestro English SynerGym!

1. La falta de confianza perjudica la acción

Seguramente, si le pides al director de calidad que haga una presentación sobre seguridad en el trabajo, este se bloquee y no consiga hacer la presentación con la calidad que te gustaría y, consecuentemente, el cliente se quede con una imagen equivocada del producto o del servicio en cuestión. Pues lo mismo ocurre con el inglés: si no se sienten confiados a la hora de hablar y dejan que los miedos interfieran en su discurso, su expresión no será la adecuada, haciendo que presten más atención a las palabras que usan que a la situación a la que se están enfrentando. Por suerte para ti, hay métodos para acabar con dicha falta de confianza, como los que te presentamos en nuestras sesiones de English Coaching, y conseguir que, independientemente del nivel que tengan, se expresen con la calidad que deseas, manteniendo su atención en todo momento en cumplir los objetivos pactados.

2. Las necesidades básicas cubiertas

Tal y como nos enseña la pirámide de Maslow, a la hora de cubrir las necesidades debemos ir por orden de prioridades. Y lo mismo ocurre con el inglés: tus empleados deben cubrir sus necesidades lingüísticas básicas reales en primer lugar para poder seguir avanzando hacia el siguiente objetivo. ¡Ojo! No hablamos de nivel. No necesitan un C1 para hacer una buena presentación. Hablamos de necesidades, y con ello nos referimos a dominar las tareas que tienen que llevar a cabo en inglés con urgencia cuanto antes, antes de lanzarse a trabajar con otras. Por supuesto, dichas necesidades varían en función de la empresa y del alumno en sí. Así, no necesitará el mismo inglés un empleado que tiene que hacer presentaciones todos los días sobre las averías de una fábrica que uno que tenga que atender a los clientes por vía telefónica. El primer paso de los primeros serán las presentaciones y el de los segundos, las llamadas. De nada sirve que se aprenden 20 000 listas de vocabulario genérico que no usarán para nada en su día a día. La clave reside en personalizar las sesiones y en cubrir sus necesidades profesionales más urgentes, tal y como hacemos en nuestros seminarios profesionales.

3. A hablar se aprende hablando

Lo decimos siempre: a hablar se aprende hablando. Esa es la fórmula mágica. Ya hemos comprobado que estudiar la teoría de la gramática de un idioma durante años no nos hace bilingües. Ha llegado el momento de hacerlo como realmente hay que hacerlo: hablando. Con práctica. Pero práctica controlada, claro. En Synergy lo tenemos claro. Por ello, con nuestro Método Synergy tus empleados estarán hablando desde el minuto uno, haciendo que consigan los objetivos con mucha más rapidez y eficacia, pues nuestras sesiones están diseñadas para que los alumnos interioricen los contenidos que necesitan a lo largo de la sesión, sin necesidad de un esfuerzo extra por su parte fuera del aula. Tenlo claro: una vez pruebes nuestras clases de nivel, ya no querrán aprender de otra forma.

4. En la comunicación está la clave

En ocasiones hemos escuchado aquello de «en las negociaciones en inglés ya me veo muy fuerte, pero, al salir y hablar de temas generales, me bloqueo y me quedo en blanco». Aunque parezca increíble, ocurre con más frecuencia de la que crees. Las small talks, la socialización, son un elemento esencial en el mundo de los negocios y muchas veces quedan en un segundo plano durante el aprendizaje. Algo que no ocurre con nuestro English Gym 2Go, donde ponemos a tu disposición talleres de conversación con los que tus empleados practicarán el idioma en diferentes situaciones hasta conseguir hablar con total comodidad sobre cualquier tema que se les plantee con tus clientes.

5. Los retos como motivación

Los retos son siempre una buena forma de motivación. Y es que nada nos impulsa más que saber que en breves tendremos que enfrentarnos a una situación que nos desafía y nos exige cierta preparación por nuestra parte. Este reto puede ser una situación real, como la reunión anual en otro país, o uno que se establezca entre el formador y tus empleados, basado, por supuesto, en lo que puede ocurrir en la vida real. A este tipo de experiencias en Synergy les llamamos Synergy Challenges y con ellas conseguimos que los empleados se pongan las pilas para lanzarse a hablar y cumplir con el desafío asap. ¿Aceptas el reto?

¡No esperes más para que tus empleados hablen inglés en tu empresa de una vez por todas! ¡Pídenos información ahora!

Recent Posts
Contacta con nostros

Envíanos un email y te contestaremos lo antes posible.